El lunes 16 de diciembre el Congreso Provincial de la AJB aprobó el protocolo de intervención para casos de violencia de género en el ámbito de la organización sindical.

En un hecho histórico para la lucha contra la violencia de género, el Congreso Provincial del gremio judicial aprobó por amplia mayoría el “Protocolo para prevenir, detectar, intervenir y erradicar situaciones de violencia de género” en el ámbito de la Asociación Judicial Bonaerense.

Cabe recordar que en abril de 2017, al tratar la expulsión de Omar Rojas como afiliado al sindicato por haber cometido un grave hecho ultrajante hacia una mujer, el Congreso resolvió además la necesidad de elaborar el mencionado protocolo para casos de violencia de género o discriminación en razón del género o la orientación sexual en las que encuentren involucrados afiliados o representantes gremiales. Para ello encomendó dicha tarea a la Secretaría de Géneros e Igualdad de Oportunidades.

Desde entonces la Secretaría comenzó a desarrollar distintas actividades e impulsó instancias orgánicas para la elaboración de este instrumento con el fin de propiciar la mayor participación de las y los afiliados en la confección del mismo, incorporando los debates, saberes y conocimientos de la práctica concreta. Estos últimos constituyen el insumo principal de este protocolo, junto con el firme posicionamiento político de la organización de prevenir, erradicar y sancionar la violencia machista.

Débora Bertone, titular de la Secretaría, expresó que “Este protocolo es el resultado del trabajo colectivo que nos dimos desde la organización con el impulso de todas las compañeras que integran la Secretaría de Géneros. Venimos desarrollando desde el sindicato una política que impulsa la igualdad y la equidad en relación con las mujeres y las disidencias, y la eliminación de todas las formas de violencia. Lo que exigimos al Estado y al Poder judicial, también lo garantizamos en nuestra organización.”

Bertone agregó que “es muy importante reafirmar esta posición, no desde lo meramente declamativo sino con acciones concretas, es un mensaje muy importante para aquellas personas víctimas de violencia de género porque hay una decisión de intervenir”.

El protocolo es una guía para la intervención que garantiza un ámbito plural, representativo y con conocimiento en la materia para investigar y recomendar medidas a tomar, como así también para la prevención de las violencias en el ámbito sindical. Uno de los principios fundamentales de este protocolo es la prevención y la sensibilización a través de talleres y actividades de formación, que serán obligatorias para el caso de dirigentes.

“El protocolo es una herramienta necesaria para la deconstrucción en nuestra organización de conductas arraigadas en el sistema patriarcal, que necesariamente debe estar acompañado de otras estrategias. Entre ellas, la exigencia constante al Estado de políticas públicas y presupuesto para el abordaje de la violencia de género hacia las mujeres y disidencias, y la práctica política incansable para transformar el sistema machista y patriarcal”, manifestó Bertone.

En nuestro país durante los últimos años han crecido exponencialmente los hechos y actos de violencia machista contra las mujeres y disidencias, entre los más extremos los femicidios, trans femicidios y travesticidios. Este crecimiento de la violencia de género también intensificó la lucha del movimiento feminista y disidente contra las violencias, el abuso y la discriminación, en Argentina y en el mundo. Una reacción necesaria que pone el acento en la responsabilidad del Estado y la urgencia de una respuesta acorde a esta problemática.

“Este protocolo es muy importante también como herramienta de visibilización, que es la gran tarea que se viene dando el movimiento feminista y disidente en todo el mundo y a través de la cual se han logrado todos los derechos en materia de género. En ese sentido, nuestro sindicato es parte activa de esa lucha que continúa por todas las conquistas que nos faltan”, finalizó Bertone.