Hoy Quilmes amaneció con la noticia de que la compañera Cintia García renunció a su cargo como Secretaria de géneros e igualdad de oportunidades de la CTAA local luego de un año de su asunción en el mismo, por no aguantar más el intentar construir desde el feminismo en un espacio totalmente machista.

La compañera denuncia boicots al trabajo de la secretaría que hasta el día de ayer encabezaba, autoritarismo por parte de les dirigirentes y desconocimiento al espacio de Géneros.
Lo que la compañera denuncia puede ser una sorpresa para muches pero no lo es para nosotres: quienes militamos en espacios feministas en Quilmes conocemos la realidad que Cintia expone en su carta de renuncia.
Los hechos relatados son de suma gravedad, empezando por la protección al acosador Fito Aguirre, secretario de RRII de la CTAA Nacional, dirigente al que sólo suspendieron dos meses desoyendo la recomendación de expulsión que hizo la comisión que evaluó el caso.
En la Asociación Judicial Bonaerense, por impulso de la Secretaría de Géneros, tenemos la decisión política de expulsar a los violentos, porque estamos convencidas de que cada espacio que ellos ocupan son espacios que pierden las pibas violentadas, acosadas y abusadas.
El hecho de no expulsar a los violentos y abusadores responde a la misma lógica que utilizan cuando desde las estructuras sindicales intentan relegarnos solo a las secretarías de géneros, corriéndonos de los verdaderos espacios de toma de decisión. Sin embargo el feminismo no es sólo la reducción de las mujeres y disidencias a un espacio de géneros, el feminismo es un modo de vivir, de militar y de hacer política sindical. Y ya no vamos a permitir que quienes nunca participan ni aportan a la construcción feminista sólo aparezcan para marcarnos la cancha, como sucede con la resistencia que presentan los espacios sindicales frente a la decisión de distintas secretarías de Géneros respecto de que el encuentro del próximo fin de semana sea plurinacional, diverso y disidente.
Como bien lo expresó Cintia en su carta de renuncia, los pactos machistas sindicales que expulsan a compañeras valiosísimas, como lo es ella, son los mismos pactos machistas con los que los varones que ni participan ni conocen la agenda de las secretarías de Géneros sindicales intentan imponernos que el encuentro debe ser solo de mujeres hetero cis y “nacional”.
El sindicalismo misógino, machista y patriarcal también se va a caer. Porque no hay pacto machista que resista la organización feminista, sindical, diversa, disidente y plurinacional.
#ElSindicalismoSeráFeministaONoSerá. 
Lucrecia Belén Fracchia, secretaria de Géneros de la Asociación Judicial Bonaerense Departamental Quilmes

Etiquetas: