En el día de hoy nuestra compañera Claudia Zórzoli, Oficial de Justicia de la Oficina de Mandamientos de Quilmes, fue víctima de agresiones físicas y daños en su vehículo por parte de personas de un barrio dónde se encontraba realizando una diligencia, en ningún momento fue acompañada ni llego fuerza policial para acompañarla o resguardar su integridad.

Esta situación lamentablemente es uno de los riesgos más comunes a los cuales nuestrxs compañerxs que se desempeñan en el área de mandamientos y notificaciones, y por eso es una de las exigencias que el sector en conjunto con la AJB viene reclamando a la Suprema Corte.

Desde la Departamental nos solidarizamos con nuestra compañera Claudia y exigimos a las autoridades que adopten las medidas necesarias y que nos brinden una respuesta integral para este problema para tener garantizadas las condiciones de seguridad para realizar nuestro trabajo.

Por último, hacemos saber que hemos requerido urgentemente una audiencia con la Dirección General de Mandamientos y Notificaciones de la Suprema Corte de Justicia.